Inicio » Comida sana » Vinagre, el aliado de nuestras comidas

Vinagre, el aliado de nuestras comidas

El vinagre gracias a sus propiedades ácidas y sabor particular, es un excelente aliado al momento de preparar las más diversas comidas. Se lo utiliza como conservante, por eso resulta útil en salsas, escabeches, y otras preparaciones que utilizamos en nuestra alimentación diaria. Además es indispensable para realzar el sabor de casi todas las ensaladas. En ésta entrega te contamos todas las versiones que existen para que hagas del vinagre, el aliado de tus más exquisitas recetas.

Infused oils

Vinagre, un sabor y muchas opciones

Todos conocemos el vinagre, pero el mismo tiene muchas versiones y cada una de ellas es la encargada de brindarle un sabor diferente a cada comida. Los hay más intensos y fuertes, aromatizados, de manzana, de vino, de alcohol, de arroz, y la diferencia entre ellos es justamente la cantidad de concentración de ácido acético que poseen.

  • Vinagres aromatizados: Cualquier vinagre común puede aromatizarse con condimentos y hierbas aromáticas, esto no solo realza su sabor, sino el de todas nuestras comidas. Es ideal para condimentar las ensaladas. Orégano, albahaca, romero, salvia, pimienta, chiles, azúcar o miel, son las más utilizadas para obtener un vinagre aromatizado.
  • Vinagre de miel: Este tipo de vinagre se obtiene de una solución de miel en agua, que se transforma mediante fermentación alcohólica y luego acética. Es un vinagre de altísima calidad y posee una marcada diferencia en su sabor, comparado con el vinagre obtenido de un solo fruto.
  • Vinagre de arroz: muy utilizado en infinidad de preparaciones orientales, es de sabor suave y delicado, se obtiene por la fermentación de almidón de arroz. Es ideal para usar como aderezo, en vinagretas, para condimentar vegetales, pescados y mariscos.
  • Vinagre de alcohol (vinagre blanco): es de un color totalmente transparente y es el de mayor contenido de ácido acético, por lo que de todos es el de sabor más fuerte, y el más utilizado para conservas como escabeches, salsas, embutidos y preparaciones envasadas.
  • Vinagre de vino: De color marrón o violáceo, o amarillento dependiendo de la cepa que se utilice, este vinagre se obtiene de la fermentación de la uva y del vino. Es de un sabor intermedio y se aplica para realzar el sabor de carnes rojas o elaboración de salsas como la salsa holandesa, mayonesa, mostaza, etc.
  • Vinagre de manzana: este vinagre se elabora a partir de la sidra o bien del jugo o pulpa de manzana fermentadas. Es el de menor cantidad de ácido acético, por lo que resulta suave y agradable al gusto; es ideal para utilizar en ensaladas, condimentar vegetales crudos, pescados y carnes blancas o preparar salsas suaves.
  • Aceto balsámico: de textura brillante y delicado sabor, éste líquido más bien oscuro posee un sabor ácido y dulce a la vez, se elabora con el mosto fresco de la uva sin derivar de ningún vino y se deja estacionar entre 6 a 12 años, y es uno de los productos más utilizados para preparar vinagretas, salsas y aderezos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.