Inicio » Utilisima recetas » Carne » Pavita rellena para Año Nuevo

Pavita rellena para Año Nuevo

Si hay un plato tradicional para realizar en las fiestas es la Pavita rellena que hoy te traemos en Utilísima. Un plato bastante elaborado, pero que si eres amante de cocinar, no puedes dejar de preparar para despedir este 2014. Toma nota de los ingredientes, y pon manos a la obra.

Pavita rellena para Año Nuevo

Pavita rellena para Año Nuevo, ingredientes

Vamos a necesitar los siguientes ingredientes para esta Pavita rellena para Año Nuevo:

  • Una pavita de 4 kilos
  • 150 gramos de Panceta en fetas
  • 1 Cebolla, 1
  • 2 Manzanas verdes
  • 2 tazas de Pan seco, sin corteza (de dos o tres días)
  • 5 Ciruelas pasas
  • 1 taza de Caldo de verduras
  • Sal y pimienta
  • 1 litro de Caldo de verduras
  • ½ litro de Vino blanco
  • 200 gramos de Manteca

Pavita rellena para Año Nuevo, preparación paso a paso

Cortar el pan en cubos grandes y humedecer con media taza de caldo de verduras.

Picar la cebolla fina y rehogar en dos cucharadas de manteca hasta que esté transparente.

Por otro lado pelar las manzanas y cortar en daditos (si vamos a demorar en continuar con la preparación rociarlas con jugo de limón para evitar que se oxiden y tomen un color marrón). Descarozar y picar las ciruelas.

Exprimir con las manos los cubos de pan para sacarle el exceso de líquido. Mezclar el pan con la cebolla rehogada, las manzanas verdes y las ciruelas, integrar bien los ingredientes y salpimentar. Reservar.

Preparación de la pavita para rellenar

Salpimentar la pavita por fuera y por dentro a gusto, luego untar con la manteca de manera abundante. Separar con las manos la piel de la pechuga y “meter” bajo la piel pedacitos de manteca en toda la pieza.

Rellenar la cavidad del ave con la preparación que habíamos reservado de pan y el resto de los ingredientes.

Cubrir la zona de la pechuga con las lonjas de panceta y fijar con mondadientes. O bien atar bien con hilo de cocina, todo alrededor de la pechuga. Esto es para que la pieza se dore y no quede seca, ya que la pechuga es muy delicada y se puede pasar de cocción.

Atar las patas con hilo de cocina para que no se separen del cuerpo y ubicar la pavita en una asadera profunda con la pechuga para abajo. Verter en la asadera el caldo y vino blanco hasta que haya más o menos cuatro dedos de líquido. Cubrir toda la preparación con papel de aluminio.

Cocción y Horneado

Precalentar el horno hasta temperatura de 200 grados y colocar la asadera ya lista. Cocinar por lo menos 2 horas, sin abrir el horno, retirar y con una cuchara o jeringa bañar la pavita con el jugo que ha soltado. Retirar el papel aluminio, dar vuelta la pieza, con la pechuga hacia arriba y cocinar una hora más, poniendo cuidado de bañarla con los jugos cada 20 minutos, para que quede bien sabrosa.

Finalmente, retirar la panceta (sacar los mondadientes) y cocinar media hora más, para que dore la piel de la pechuga.
El tiempo de cocción dependerá del tamaño y peso de la pavita, pero el punto justo de cocción se verifica pinchando la parte más gruesa del muslo con un palillo de brocheta, cuando sale líquido totalmente transparente (sin rastros de líquido rosado) es que la pavita está hecha.

Retirar del horno y dejar reposar en una tabla grande diez minutos. Retirar los hilos. Cortar y servir.

También puede retirársele el relleno y pasarlo a otra fuente, dejar enfriar la pavita y servirse fría, cortada en trozos acompañada con el relleno como guarnición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.