Inicio » Dietas » Dieta mediterránea para todo el año

Dieta mediterránea para todo el año

dieta-mediterranea

La dieta más equilibrada que existe y científicamente esta confirmada como la más efectiva y segura en todos sentidos, es la llamada Dieta Mediterránea. Una rutina alimenticia cuya clave se encuentra en el correcto equilibrio de nutrientes y grasas, combinando de una enorme variedad de alimentos pero con el delicado balance que garantiza su efectividad. Si has superado alguna de nuestras dos dietas de año nuevo, sigue paso a paso las directrices de la Dieta Mediterránea para mantenerte en forma todo el año.

Para comenzar toma en cuenta que en este régimen alimenticio deben predominar los productos vegetales, especialmente las hortalizas, cocinar con aceite de oliva y dar prioridad al pescado,  particularmente rico en ácidos grasos . Es una dieta en la que tu creatividad es muy importante, para combinar adecuadamente todos los alimentos.

Características de la dieta mediterránea

El nombre de esta dieta se debe al descubrimiento de distintos científicos que entre 1958 y 1964 concluyeron que las costumbres alimenticias de los países mediterráneos, contribuían enormemente a la salud en general de su población. La alimentación alimentaria de los mediterráneos se caracteriza por:

  • Baja en grasas saturadas (carnes rojas)
  • Alta en grasas monoinsaturadas (aceite de oliva)
  • Balanceada en ácidos grasos poliinsaturados (omega-6 y omega-3)
  • Baja en proteína animal
  • Rica en antioxidantes (frutas, frutos secos, verduras y legumbres)
  • Rica en fibras (frutas, verduras, legumbres y cereales)

Entre otras cosas, algo fundamental que caracteriza a la dieta Mediterránea es el bajo uso de grasas saturadas y mayor consumo de aceite de oliva y grasa de pescado.  Lo cual además provee una buena cantidad de antioxidantes y evita el envejecimiento celular.

Menú para la dieta Mediterránea

El siguiente es un menú con las características ideales para esta dieta, muchos de estos alimentos pueden ser sustituidos por otros con características similares.

Desayunos y/o meriendas

Opción 1:
– Café o té con leche desnatada.
– Cereales con un poco de miel
– Galleta o tostada untada con queso blanco.

Opción 2:
– Frutas a gusto.
– Cereales con un poco de miel

Opción 3:
– Café o té.
– Un yogur desnatado.
– Galleta o tostada untada con queso blanco.

Lunes
– Pollo a la plancha (sin piel).
– Ensalada de zanahoria rallada y huevo.
– Legumbres

Martes
– Brócoli con limón y aceite de oliva virgen y Pescado
– Tortilla de patatas

Miércoles
– Bistec a la plancha.
– Arroz
– Verduras gratinadas

Jueves
– Hamburguesas caseras de verdura, garbanzo, soja o carne
– Ensalada caprese
– Papa o patata al horno

Viernes
– Empanadas de atún
– Pollo a la plancha con ensalada de espárragos y palmitos con limón

Sábado
– Paella
– Caldo de verduras

Domingo
– Pasta con tomate
– Coles de bruselas

Recomendaciones:

  • No consumir pan
  • Bebe 2 litros de agua al día.
  • Consume las frutas con 3 horas de margen con el resto de alimentos.
  • Si no toleras algún alimento, puedes sustituirlo por uno semejante.
  • Frutas al gusto (máximo una vez a la semana).
  • Cocinar con aceite de oliva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.