Inicio » Belleza » Cómo cuidar las piernas en invierno y en verano

Cómo cuidar las piernas en invierno y en verano

pescado crocante

El clima de cada estación afecta de forma directa a las piernas y causa distintas necesidades, que exigen ser atendidas correctamente.

  • Piernas en invierno:

El aceite esencial extraído del aloe vera aporta a la piel unas propiedades suavizantes incomparables. El peso molecular extremadamente íntimo de los aceites penetra de inmediato en el flujo sanguíneo y su efecto es instantáneo. Una de las reacciones más habituales en las piernas durante el invierno es la descamación de la piel. Para evitarla, use medias de algodón o de seda. Los tejidos de lana o acrílicos causan la descamación, que se remedia aplicando una crema hidratante. Se aconseja que, a pesar del frío no utilice agua muy caliente en la ducha, ya que las altas temperaturas contribuyen a resecar aún más la piel.

STOP: La típica postura de sentarse cruzando las piernas, sobre todo como una reacción ante el frío, dificulta la circulación sanguínea, provoca hinchazones, pesadez y a veces incluso facilita la acumulación de grasa en determinados puntos de las piernas. Es mejor mantener ambos pies en el suelo, sobre una alfombrilla, para reducir el frío.

  • Piernas en verano:

Las primeras exposiciones requieren un bronceador con un alto indice de protección. Tanto la piel de los muslos como la de las pantorrillas es extremadamente sensible y puede reaccionar con quemaduras y descamación. Después de la exposición solar se aconseja limpiar la piel de cloro o salitre y, a continuación, extender por toda la pierna una crema para después del sol. Su fórmula es más específica que una simple hidratante y actúa para frenal el enrojecimiento y mitigar el escozor. Siempre que vaya a exponer sus piernas al sol no aplique ningún tratamiento que pueda resultar agresivo: exfoliar o depilar. Los rayos ultravioletas del sol podrían provocar alteraciones en una piel recientemente sensibilizada.

EL SECRETO: Para contrarrestar el efecto de calor que el sol provoca en las piernas, aplíquese una crema balsámica elaborada con ingredientes activadores, como el mentol. Su acción activa la circulación sanguínea, evitando la hinchazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.